Escrito por

Programa de Alojamiento Compartido

Casi todas las universidades españolas tienen en marcha un programa de acompañamiento y pisos compartidos entre estudiantes y ancianos.

Este proyecto que lleva más de 10 años en marcha pretende paliar situaciones de soledad de muchos de los ancianos de nuestras ciudades, a la vez que sirve para que aquellos alumnos sin demasiados recursos económicos, o por el placer de estar junto a estas personas encuentren su espacio adecuado.

Con el programa de Alojamientos Compartidos se da respuesta desde la Universidad, pero también con el apoyo de los Servicios Sociales, comunitarios y/o municipales, e instituciones como Cruz Roja a algunas de las situaciones de necesidad residencial y de compañía.

Por un lado el acogedor ofrece un lugar habitable y económico a la persona acogida, estudiante o no, y ésta a su vez, le aporta compañía, conversación y escucha, colaboración en tareas y sobre todo se siente útil.

Por regla general la relación de ayuda se establece por la convivencia y por trabajadores sociales, que supervisan la relación para que no se den casos de abusos.

El requisito que debe reunir el acogedor es vivir solos, pueden ser matrimonios sin hijos o familias monoparentales. La vivienda debe tener una habitación o dormitorio en exclusiva para el acogido, con un servicio de baño o ducha, calefacción y refrigeración. El acogido se compromete a pernoctar en la vivienda al menos cinco días por semana.

Si le interesa este sistema de convivencia deberá acudir a las universidades y ofrecer su vivienda, según funciona en la mayoría de universidades, ellos acudirán a los Servicios Sociales que una vez supervisen sus necesidades y vivienda le pondrán en contacto con un acogido. Entre ambos, acogedor y acogido, existe un documento escrito de compromisos mutuos.

¿Qué es lo que piensas?