Escrito por

Los Toros pueden volver a La 1 de TVE

En las últimas semanas, en el contexto de crisis económica en el que nos encontramos inmersos, se plantean en nuestra sociedad numerosos debates y más concretamente en nuestro gobierno.

caballo

El Estado se ve necesitado a recortar gastos y para ello ha efectuado un buen número de reformas que, sin dudas, han dejado en una situación un tanto precaria al mero trabajador de a pie.

Sin embargo, la televisión no parece que se haya embriagado de este espíritu de austeridad y, ante un contexto de crisis económica en lo que lo lógico en un medio de comunicación audiovisual que, por tanto, no es un servicio primordial, aunque lo lógico hubiese sido apretarse el cinturón, la realidad ha sido más bien la contraria y en España hemos decidido tirar la casa por la venta.

Por si no había sido poco quitar la publicidad a la cadena pública para que las cadenas privadas engordaran en unos cuantos millones sus beneficios a costa del dinero de todos los españoles y, además, se hayan renovado contratos como el de la Champions League por el que se dilapidan 30 millones de euros en una competición que podría haber retransmitido cualquier otro medio, eso sí, dándole un mínimo de rentabilidad, los representantes políticos de nuestro país en un nuevo alarde de inteligencia y generosidad han decidido centrarse en l que es verdaderamente importante y devolver los toros a la televisión pública y, como no, intentando su retransmisión en directo en pleno horario infantil.

¿La razón? Yo no se la encuentro, pero sinceramente me apena que mis representantes políticos se dediquen a dilapidar mi dinero y el de todos los españoles en asuntos banales que más bien nos interesan nada. Estoy harto de que una televisión pública sin un canal de noticias decente entre en este tipo de debates que incluso podría llegar a calificar de insultantes.

Parece que la prioridad ahora es ver un espectáculo en el que un hombre mata a un toro ante el jaleo de miles de personas que disfrutan con tal exhibición en un grotesco espectáculo que no dista mucho del circo romano. Bienvenidos al siglo XXI y a la televisión pública en manos de un parlamento inútil que se preocupa de todo menos del bien de todos los españoles.

¿Qué es lo que piensas?