Escrito por

Los juegos de nuestros mayores

En la era de la PSP, la Nintendo, los ordenadores, la Wii, etc. a muchos niños y jóvenes les sorprende que sus abuelos no contaran con nada de esto para divertirse. Pero, no sólo no contaban con los juegos electrónicos inventados y desarrollados en las últimas dos décadas, sino que, muchos de ellos, tampoco contaban con juguetes ahora habituales como la bicicleta, balones de futbol o patinetes. Estos artículos sólo los disponían unos pocos privilegiados con un nivel adquisitivo elevado.

¿A qué jugaban nuestros mayores? Los juegos en la época de nuestros abuelos eran más sencillos y naturales. Las ciudades y pueblos no representaban un peligro para los niños, como sucede hoy en día, así que la calle era el mejor espacio para jugar y, con la calle libre el abanico de juegos se agranda.

Los juegos más básicos son jugar a pillar, escondite, canicas, charranca, peonzassaltar a la cuerda o a las gomas, etc. En los pueblos, subir a los árboles, hacerse una cabaña, soñar a ser bandoleros, etc. eran juegos muy populares.

Otros juegos que se podían ver en las plazas de pueblos y ciudades eran: el pañuelo, las chapas, la china, etc.

Veamos  algún ejemplo. Uno de los más conocidos son las chapas: Se trata de una carrera con chapas a través de un circuito hecho en la arena. Se tira la chapa con los dedos por turno. Si al tirar la chapa se sale del circuito pasa el turno y tiene que volver a la posición anterior. La chapa que llega antes a la meta gana. Sólo se puede empujar a la chapa con los dedos no con la mano.

Una variante de este juego son los partidos de futbol con chapas. Cada jugador tiene 11 chapas decoradas con un color, la pelota puede ser un trozo de papel, corcho, etc. Empujando la chapa con los dedos, se debe chutar a la pelota e intentar marcar gol.

Para más información, os recomendamos una visita por el Museu de joguets i autòmates de Verdú.

¿Qué es lo que piensas?