Escrito por

Los beneficios del termalismo

Desde la Antigüedad, la humanidad ha recurrido a las aguas termales como fuente de salud, belleza y bienestar. Especialmente las personas mayores pueden encontrar innumerables beneficios para sus problemas de piel, huesos, tono muscular, e incluso para mejorar el estado de ánimo. España es un país en caudales minero medicinales, por lo que tienes muchas posibilidades de encontrar un balneario a tu alcance y que se ajuste a tus necesidades.

El agua, rica en sales minerales, es fuente de vida para todos los organismos vivos. Para el hombre, además, es una opción de relajación y bienestar que incide en la calidad de vida general del individuo. Actualmente la tercera edad se beneficia profundamente de las aguas termales gracias a los balnearios con aguas para tratar todo tipo de enfermedades o simplemente para relajarnos y tonificarnos en un entorno de placer.

En España, cualquier pensionista puede optar por una plaza en el programa de Termalismo Social del Imserso, que permite recibir tratamientos en uno de los más de 2.000 manantiales con aguas catalogadas como minero-medicinales. Aunque este programa no incluye los gastos de desplazamiento, constituye una posibilidad muy económica de someterse a atenciones integrales que mejorarán sensiblemente los problemas del sistema respiratorio y circulatorio, artrosis, reuma y demás afecciones típicas de la edad, que experimentan una mejoría clara y comprobada científicamente.

Además, y este es un importante aspecto que no debe pasarse por alto, la asistencia a balnearios nos ofrece la posibilidad de relacionarnos con otras personas mayores y participar en actividades colectivas, mejorando así nuestra vida social.

¿Qué es lo que piensas?