Escrito por

La reforma de la Constitución

Muchas de las leyes actuales no pueden reformarse por sí solas y hay ciertas materias que tampoco pueden legislarse pues van en contra de la norma básica y suprema que es la Constitución. Cambiar este texto no es tarea fácil ¿Conoces cómo funciona ese proceso?

La reforma de la Constitución puede ser total o parcial y no puede ser propuesta por cualquiera. Los habilitados para plantear esta cuestión son: el gobierno, el Congreso, el Senado o las asambleas legislativas de las Comunidades Autónomas.

Una vez que esta acción se ha realizado hay 2 procedimientos, el ordinario y el extraordinario.

El extraordinario es que se pone en marcha cuando se quiere cambiar la totalidad de la constitución o unas partes muy concretas de la misma que son el Título preliminar, la sección primera el capítulo segundo del Título Primero( que habla de los derechos fundamentales) y el Título segundo,( que hace referencia a la Corona).

Cuando se trate de alterar estas cuestiones la iniciativa deberá ser aprobada por cada Cámara por una mayoría de dos tercios de cada una. Si se consigue, estas a su vez quedarían disueltas y se elegirían unas nuevas Cortes que estudiarían el texto alternativo a la constitución a reformar y sólo la aprobarán con dos tercios de ambas cámaras. Pero aún así el texto para ser aceptado tendría que ser ratificado en referéndum popular.

Cuando se tratara de añadir o cambiar algo en la constitución que se refiriera a cualquier párrafo o artículo diferente a los contenidos en los títulos anteriores se aplicará el procedimiento ordinario.

En este caso la reforma necesitará la aprobación por parte de los tres quintos de Congreso y Senado, de forma separada.  Si no se lograse un resultado favorable al cambio se formaría un comité paritario con miembros de ambas Cámaras que realizaría un texto consensuado para volver a ser votado de la misma forma y con los mismos requisitos.

Si no se obtuvieran esas mayorías en esa ronda, podría darse por aceptada mientras se hubiera alcanzado un voto positivo de  dos tercios en el Congreso y mayoría absoluta en el Senado.

En este caso, una vez aprobada, el referéndum popular es meramente optativo, porque puede ser solicitado o no, en un plazo de 15 días y por petición de una décima parte de los miembros de las Cortes.

La reforma nunca puede ser iniciada en tiempos de guerra o en los estados de alarma, excepción o sitio en el país.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos
Categorías

¿Qué es lo que piensas?