La mañana de La1, un clásico magazine que abandona lo visto anteriormente

1250599933535

Ya ha llegado el gran estreno de la que han calificado desde la propia cadena pública como la gran apuesta de la temporada. Un renovado magazine matinal conducido por Mariló Montero ha aparecido por primera vez en nuestras pantallas a eso de las diez y media, comprendiendo al espacio de salud “Saber Vivir”.

De forma general, podríamos decir que como grandes puntos positivos el magazine cuenta con una fórmula clásica, pero de servicio público y con un enorme plató, de esos que ya difícilmente se ven en una televisión acostumbrada a platós horrendos como el del también horroroso “Sálvame”. En la parte negativa destacaría unos grafismos solapados a la imagen corporativa del canal que dan pena y dolor verlos. Se podría haber currado algo mejor porque lo actual deja bastante que desear, con una cortinilla como la que da avance a la publicidad y degradados en forma de gráficos informativos.

Ahondando un poco más en los contenidos del magazine, la inclusión en éste de saber vivir se ha llevado con bastante acierto, dotando de bastante agilidad al producto resultante. Quizás un poco más de intensidad, por decirlo de alguna manera, en la forma de hablar de los temas podría hacer empatizar a nuevos públicos que se puedan aburrir. Por otra parte, las otras secciones vienen a confirmar la primera buena sensación generada entre todos, y es que por fin en muchos años en la televisión pública se ha abandonado un magazine basado en el corazón, en los sucesos o en continuas conexiones en directo.

Sin embargo, ninguna sección me ha llegado a convencer del todo, aunque me quedo con esa sensación de que un poco de rodaje la cosa podría mejorar notablemente. Por ejemplo, la sección de Javier Capitán con unos colaboradores mejores y más graciosos podría haber mejorado bastante. Es decir, no buscar el chiste por buscarlo, sino realizar una sección en torno a un ambiente distendido y cordial en el que siempre se pueda introducir alguna que otra risa.

Por otra parte, una de mis grandes decepciones puede haber sido seguramente el saber mirar de Fernando Ónega, excelente profesional que, sin embargo, no ha conseguido montar una tertulia entretenida e interesante, una verdadera tertulia de actualidad. Tres contertulios con voz pesada y que necesitan tres minutos cada uno para decir casi lo mismo no constituirá nunca un producto vendible, sobre todo si esa tertulia solo se centra en un tema y caree de dinamismo. Por lo tanto, sigo ansiando una verdadera tertulia con un moderador y en la que se aborden los más diversos temas.

En conclusión, podríamos decir que la cosa ha mejorado bastante creando también sinergias con el Canal 24 horas y esos boletines a las horas en punto, aunque la cosa todavía tiene un notable margen de mejora.

4.00 avg. rating (79% score) - 49 votes