Escrito por

Isaac Peral y Caballero: Víctima de su tiempo (I)

Isaac Peral y Caballero (Cartagena 1851 – Berlín 1895), es un genio no reconocido aún en nuestro tiempo. Los grandes submarinos de hoy, el invento que revolucionó la guerra a finales del siglo XIX, tienen su origen en este cartagenero, quien todavía hoy, sufre el olvido y la ingratitud. El submarino Peral no se nombra en los tratados de ingeniería naval extranjeros. Ese desprecio tuvo su germen en la misma élite española. Isaac Peral, como gran genio que fue, tuvo muchos seguidores pero más detractores poblaban su lista  a juzgar por su historia. Encontramos periódicos y documentos oficiales de la fecha, alrededor de 1890, que desacreditan y condenan el gran invento del teniente de navío Peral. Alguno asegura que Peral no inventó nada. Sufriendo tan injusto maltrato en España, ¿cómo esperamos que en el extranjero recuerden y atribuyan el genial invento al cartagenero?

El joven Peral, pues sólo tiene veintitrés años, acumula éxitos en la Armada Española y recorre el mundo en los navíos. Pero su salud se resiente, pues las condiciones de salubridad en los barcos y en los territorios en los que desembarca, le provocan infecciones y fiebres constantes

Cuando regresa de una misión en Filipinas, es nombrado profesor de la Escuela de Ampliación de Física y Química. Escribe tratados de Geometría y Álgebra. Peral entiende que, dado que España no tiene barcos, sus puertos han de ser defendidos desde debajo del agua, torpedeando los navíos enemigos. Entonces empieza a perfilarse el proyecto de un submarino lanzador de torpedos y propulsión eléctrica.

La electricidad, llevaba poco tiempo en España, pues ésta seguía sumida en las revueltas constantes, en la pérdida de su vasto imperio, completamente descolgada de la ciencia y la industria. Europa, sin embargo, cabalgaba a lomos del desarrollo.

¿Qué es lo que piensas?