Escrito por

Intereconomía, no existen palabras para definirla

El otro día, mientras veía El Intermedio y cenaba, vi algo que me resultó impactante y repugnante a la vez. Algo que me dejaba sin palabras y me hacía preguntarme como podía haber llegado a ocurrir actualmente.

La noticia que el intermedio recogía se basaba en la cadena informativa Interconomía y en uno de sus programas, cuyo nombre ya no recuerdo. La cuestión estaba en que el presentador de ese programa, ni corto ni perezoso, hacía una especie de prólogo en el que, para asombro mío, decía a los espectadores que lo estaban viendo (Espero que no fuese nadie), que el dinero de los sms que estos enviasen sería destinados hacia un juez suspendido de empleo y sueldo.

Hasta aquí la verdad es que la cosa no resulta demasiado alarmante o repugnante, pero claro, cuando uno se entera que ese juez ha sido suspendido de empleo y sueldo por la razón de realizar numerosas sentencias homófobas contra personas homosexuales, uno se queda de piedra y no sabe cómo reaccionar.

Yo pensaba que estábamos en el siglo XXI y este tipo de actos ya no ocurrían, pero parece que vivía en un cuento de hadas y es que lo más triste es que esta cadena emite nacionalmente a través de la TDT. Sí, sí, una cadena que dedica una parte de sus ingresos a un juez homófobo emite a través de internet y puede llegar a inculcar, espero que no, estas serie de ideas en alguien.

Si a esto le unimos la pelea con CQC y la patética actuación de los reporteros de esta cadena, yo me he decantado por eliminar de mi TDT un canal tan insultante.

¿Qué es lo que piensas?