Escrito por

Impresionante tercera gala de Gran Hermano

baile

Ha tardado en arrancar, pero finalmente lo ha hecho a lo grande. El reality entre los realitys “Gran Hermano” vivió ayer una gala para el recuerdo, quizás una de las mejores de la historia del programa, y es que esta última semana en la casa de Guadalix ha estado llena de noticias.

Así, ayer Mercedes Milá empezaba una gala en la que pudimos ver tres expulsiones, dos de ellas por decisión de la organización. En la primera, realizada nada más comenzar el programa pudimos ver a Gonzalo con una actitud un tanto chulesca que se evaporó en cuanto la presentadora catalana le dijo que estaba expulsado por su agresividad. Algo que no se esperaba para nada, y es que esta decisión solo pasó una vez en toda la historia de Gran Hermano, en aquella recordada expulsión del “yoyas”. En esta ocasión, la expulsión era más que merecida y es que tras ver la entrevista y reacción del concursante en plató, es evidente que tiene un grave problema psicológico. Eso sí, yo al menos no me creo que en los castings este no pudiese salir a la luz.

Por otra parte, la segunda expulsión de la noche, que también cayó como un jarro de agua fría, fue a quedar en manos de Ángela. La concursante fue expulsada de la casa por no saber esconder su secreto, ya que Lis descubrió lo que ella y su mujer escondían. Y fue precisamente la acusación de ésta lo que despertó la segunda gran polémica de la noche, por si no fuera suficiente todo lo vivido durante la semana. La falsedad de la concursante, una de las mejores estrategas y más listas del programa en toda su historia, hizo que la mujer de Ángela se le echara encima a base de calificaciones que para nadie son gratas. A estas acusaciones se le unieron el rechazo de toda la casa espía, dejándola sin ningún apoyo. Así, y tras no haber podido entrar en la casa por decisión de Pilarita, la casi concursante de Gran Hermano se marchó de la casa a eso de las tres de la mañana, con las típicas perlas a las que ya nos ha acostumbrado y que demuestran lo inteligente que es. En esta ocasión pidió hablar con su abogado.

Por último, Pîlarita fue la expulsada por el público, completando así una noche de éxito, en la que pudimos ver a la triunfal gallega agradeciendo cada minuto en el plató su apoyo al público en lo que parecía más una sobreactuación que una reacción de un concursante de Gran Hermano.

En definitiva, ayer vivimos una gala espectacular de Gran Hermano, en la que ni un solo minuto quedó para el aburrimiento. Y esto quedo reflejado en unas grandes cuotas de audiencia, con un 25% para la gala y un impresionante 35% para la conexión en directo.

¿Qué es lo que piensas?