Escrito por

Ejercicios para combatir la falta de Autoestima. Y VI

…Me alucina tu conversación, pibe… (Imagen )

6) Cómase un pollo asado!

Vaya a una carnicería y adquiera un pollo entero.

Póngalo sobre la mesa, y si tiene cierta habilidad, siéntelo ante sí. Mírele profunda y fijamente a los granitos de la piel, sáquele los menudos del interior y dígale lo siguiente:

“Bien, pollo, aquí estamos los dos. Mi miserable dinero ha demostrado valer mucho más que tu vida.  Tu vida no era nada, comparada con la mía.  Has muerto por y para mí. Yo… con mi dinero, he comprado tu cadáver. Ahora soy tu dueño. Si quiero puedo comerte y disfrutar de tu crujiente piel. Y también, si quiero, puedo decidir tirarte a la basura y en ese caso tu sacrificio, tu muerte, tu propia vida…  habrá sido en vano.”

No necesariamente el diálogo ha de circunscribirse a estas frases, si desea puede hablar de otros temas, aunque la sabiduría popular afirma que trae mala suerte contarle intimidades a un pollo sin rostizar. Luego, métalo al horno y baile frenéticamente sabiendo que usted es más, mucho más importante que lo que va a comerse. Piense que a usted nadie lo devorará con mostaza y limón. Sienta el orgullo de ser humano y de poder comprar pollo.

****************** 

Bien, con esto hemos terminado. Si con estos seis prácticos ejercicios su orgullo personal no volvió, ni su ego está inflado por los aires ni su autoestima subió el 95,8 en el mercado de valores bursátiles, ya nada podrá hacerlo. En ese caso suicídese y déjele el mundo a las personas con-vencidas de su propio éxito. Gracias.

¿Qué es lo que piensas?